La fe es la base de la felicidad

De espontaneidades está llena la vida. Cosas que llegan sin planificarlas, sin esperarlas. Aunque tengamos visualizaciones de nuestro futuro, garantías firmadas en un papel, calendarios y hasta predicciones estadísticas, la verdad es que nunca sabremos con certeza lo que va a pasar mañana, o la siguiente hora… o el minuto que está a punto de empezar.

He vivido en escenarios

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta