24 horas de ilusión

24 horas. Sol y luna. Día y noche. AM y PM. Nuestros días están llenos de contrastes naturales, contrastes que nos dan equilibrio, que no nos permiten desbalancearnos en un vaivén sin sentido. Mucha gente puede quejarse por lo mal que va su día, pero yo, yo me quejo de esa gente que se queja. ¿Por qué? ¿Por qué pintar de gris el cielo azul de alguien? ¿Por qué permitir que oscuros sentimientos opaquen el brillo del resplandor del sol? Yo no lo permito. Ayer, aún con las reuniones hasta tarde en la oficina, el servicio de metro interrumpido justo en la línea que va a mi casa, aún con tener que tomar un bus que se tardaba más de la cuenta en llegar y sumado a que el mismo chocó al salir de la parada, aun así, en medio de lo opaco de alrededor, mi ilusión estaba en seguir eternamente enamorada del amor que me esperaba unos cuantos minutos más tarde. ¿Y tú? 

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta